RADIO

Once restaurantes de la Playa de Palma imponen un código de vestimenta para atajar el turismo de borrachera

Los establecimientos prohíben las camisetas sin mangas, bañadores, disfraces y accesorios comprados a la venta ambulante, como cadenas de oro o gorros luminosos

Un código de vestimenta para atajar el turismo de borrachera. Es la medida desesperada de once restaurantes asociados a la marca Palma Beach que tratarán de luchar contra el incivismo que se ha apoderado de la Playa de Palma.

«La situación en la vía pública es peor ahora que en 2017, 2018 y 2019; ya damos por perdida la temporada en cuanto a control del incivismo», manifestó ayer el CEO de Palma Beach, Juanmi Ferrer, quien insistió en reclamar más contundencia policial: «Necesitamos apoyo de las autoridades porque ni los empresarios ni los vecinos lo podemos parar».

Los once restaurantes han colocado carteles con códigos QR para que los clientes puedan escanearlos y consultar el código de vestimenta obligatorio, llamado Smart Chic. En concreto, se prohíben las camisetas sin mangas, bañadores, disfraces y accesorios comprados a la venta ambulante. Tampoco se podrá entrar vestido con cadenas de oro, gorros de luz, ropa de equipos de fútbol o con logotipos de otros negocios que fomenten el turismo de borrachera, explicó Ferrer.

Se exige, simplemente, un «vestuario sencillo» que cumpla con las normas básicas de respeto, tanto al propio turista como a los demás clientes del local. Lo cierto es que en la Platja de Palma abundan los accesorios poco discretos e incluso cómicos, como las sombreros de paraguas o las gafas de sol con luces, que no armonizan en el entorno de los restaurantes de calidad.

Fuente: https://www.diariodemallorca.es